Por qué los perros entrenados para olfatear el COVID y la hierba ahora están desempleados

Durante varios días en octubre de 2021, los empleados del proveedor de suscripción mensual de juguetes para perros BARK tuvieron que pasar tres guardias para ingresar a sus oficinas. Pero Noel, Buddy y Solo tenían poco en común con el resto de los gorilas modelo de un cabaret de Nueva York. En cambio, los tres eran beagles entrenados para detectar casos activos de COVID-19 en personas que regresaban a la oficina.

Los cachorros olfatearon a cada miembro del private que entraba por la puerta y fueron entrenados para sentarse si detectaban una infección. A cualquier empleado que “da positivo” se le pedirá que abandone la oficina, confirme la prueba de olfato con una PCR o una prueba rápida de antígeno y luego aísle si la prueba médica actual también es positiva.

“Queríamos invitar a nuestros colegas a regresar a un lugar donde pudieran estar más cómodos, y los perros detectores de COVID fueron el socio perfecto para que eso sucediera”, dijo Dana Rosenkranz, gerente sénior de bienes raíces y lugares de trabajo de BARK. The Each day Beast en un correo electrónico. “Nuestro private encontró reconfortante esta precaución adicional”.

Los tres perros han sido entrenados y publicados antes. Perros detectores BioScent, una empresa con sede en Florida que se especializa en entrenar beagles principalmente para detectar la infección por COVID-19. Según el sitio, actualmente se está entrenando a 64 perros para detectar el COVID-19 en sitios de eventos, incluidos conciertos, obras de construcción y lugares de trabajo.

A raíz de la propia pandemia, los perros detectores de COVID-19 se han extendido por todo el país. Ellos han estado Poner a trabajar En escuelasEntre los Séquito de músicos famosose incluso en Aeropuerto Internacional de Miami. Y es fácil ver el atractivo.

“Nos encantaba tener perros en la oficina, son mucho más geniales que una prueba de COVID”, dijo Rosenkranz. “También es increíblemente rápido y eficiente”. Los estudios han encontrado que las pruebas de olfato de perros entrenados tienen más del 90 por ciento de precisión para detectar COVID-19.

Pero con la pandemia golpeando a los Estados Unidos en oleadas, el mercado de perros detectores de COVID-19 ahora está en camino de estabilizarse. Entrenar y motivar a los perros para que trabajen a menudo continúa hasta su “jubilación”, incluso cuando la demanda de sus servicios es, en el mejor de los casos, tibia. Además del ciclo related de auge y caída de los perros detectores de marihuana, la historia de los perros detectores de COVID-19 plantea preguntas sobre las desventajas de tratar animales vivos como tecnología de diagnóstico.

La ciencia detrás de Snoots

Lo que, específicamente, los perros detectan cuando huelen una infección por COVID-19 sigue siendo un misterio para nosotros. En comparación con las narices de los perros, los schnauzers humanos son lamentablemente ineptos para distinguir gases de gases. Por otro lado, los perros tienen una nariz especializada para olfatear olores y más receptores dentro de sus narices para capturar y categorizar los olores en el aire, técnicamente conocidos como COV. Son las distintas mezclas de estos compuestos volátiles las que dan a los humanos una firma olfativa, que cambia cuando una persona tiene una infección respiratoria como la COVID-19.

Pero el aroma superior por sí solo no puede explicar cómo los beagles y otras cepas pueden detectar COVID-19 con una precisión related a la prueba PCR. El siguiente paso es entrenar a estos perros: un proceso un poco como entrenar un algoritmo de aprendizaje automático.

Por lo common, el programador le da al modelo de aprendizaje automático un conjunto de datos de entrenamiento que puede usar para identificar patrones e informar predicciones futuras. Think about un algoritmo que observa imágenes del cielo para predecir el sol o la lluvia: el conjunto de entrenamiento podría consistir en imágenes identificadas como un tipo de clima u otro, de modo que el modelo podría “aprender” a asociar detalles específicos como nubes de tormenta y cielos despejados con lluvia y sol respectivamente. La belleza de los algoritmos de aprendizaje automático es que pueden identificar patrones y detalles en muestras ricas en datos que, de otro modo, los humanos no notarían (por defecto, tal vez sea el coloration del cielo o algún otro detalle sutil).

Lo mismo ocurre con los perros detectores de olores. Heather Junqueira, fundadora de BioScent Detection Canines, pasó años entrenando perros para detectar patrones de olor incluso antes de la pandemia de COVID-19. Su proceso de entrenamiento para perros toma alrededor de seis meses, comenzando con acostumbrarlos a detectar un olor dentro del recinto y acostumbrarlos a “señalar”, el término que usan los entrenadores cuando un perro responde de cierta manera para mostrar que han detectado algo positivo. . yendo. La mayoría de los perros olfateadores sugieren sentarse.

Cuando el perro señala frente a la lata correcta, es recompensado positivamente con una golosina; Una vez que el cachorro haya dominado este proceso, Junquiera lo entrenará en un intensificador de respiración para un paciente con COVID-19.

Entrenar y motivar a los perros para que trabajen a menudo continúa hasta su “jubilación”, incluso cuando la demanda de sus servicios es, en el mejor de los casos, tibia.

Una vez perfeccionados en la identificación de olores positivos, los perros pueden salir al mundo actual y oler a las personas, reconociendo los patrones de COV que han pasado los últimos meses olfateando durante el entrenamiento. Al igual que con algunos algoritmos de aprendizaje automático, los humanos tienen dificultades para detectar las diferencias que distinguen a los perros entre pacientes con COVID positivo y negativo; solo sabemos que funcionan.

Junquiera decidió cambiar a la detección de COVID en abril de 2020 cuando un médico de urgencias la llamó desde Florida para preguntarle si podía entrenar perros para detectar una nueva enfermedad. Lo recuerdo diciendo: “Existe este virus que creemos que va a causar un problema”.

Ella respondió diciendo que pensaba que podría ayudar, pero que no estaba 100% segura. Después de leer detenidamente la literatura publicada sobre el olfato de perros como herramienta para la detección de enfermedades y asociarse con investigadores para estudiar los grupos de perros que entrenó, se sintió más segura de su capacidad para entrenar perros para detectar el COVID.

Desde entonces, otras investigaciones revisadas por pares lo han respaldado. Un estudio fue publicado en mayo BMJ Salud Global Descubrió que cuatro perros entrenados para detectar COVID-19 a partir de hisopos de piel lo hicieron con más del 90 por ciento de precisión en más de 400 muestras, en comparación con las pruebas de PCR. estudios independientes gran apoyo Este nivel de precisión. También hay investigaciones preliminares que indican que los perros Podría estar practicando con muestras de pacientes con COVID desde hace mucho tiempo Y distinguir su olor de individuos sanos.

Aun sabiendo por su parte, Junqueira dijo que el trabajo de parto ha sido más lento últimamente. A medida que se levantan las restricciones de COVID y las empresas estadounidenses y los grandes eventos se vuelven más indulgentes con los casos positivos, hay menos demanda de perros detectores.

“Durante la pandemia, cuando todo estaba en su apogeo, obviamente estábamos más ocupados”, dijo. “En mis perreras, tengo un grupo mucho más pequeño de perros que están entrenados para COVID que antes”.

Disaster de desempleo de perros

No es solo covid. Basado en los mismos principios de entrenamiento y detección de olores, los perros se han acostumbrado Olfateo de cáncerY el Enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de ParkinsonY el Incluso semen para ayudar a investigar la escena de un crimen sexual. Aunque los números son difíciles de precisar, las drogas y los explosivos parecen ser lo que la mayoría de los perros detectores en las unidades Ok-9 están entrenados para reconocer. Se elaboró ​​una estimación hace más de una década El número de perros de trabajo policiales activos en los Estados Unidos es de aproximadamente 50.000Es possible que ese número haya aumentado desde entonces y excluye a los perros entrenados por empresas privadas como BioScent Detection Canines.

Pero los cambios importantes en la legislación antidrogas y policial en los últimos años han obligado a unidades enteras de perros detectores del estado a jubilarse anticipadamente. de acuerdo a Reporte de Associated PressLos despidos de perros afectaron duramente a Virginia el año pasado, cuando el estado legalizó la posesión de marihuana. Trece Ok-9 que operaban para la policía estatal se vieron afectados por los despidos, así como unidades más pequeñas de uno o dos perros en todo el estado. A los departamentos les puede costar hasta $15,000 comprar y entrenar a un perro nuevo, por lo que se han cerrado programas Ok-9 más pequeños, según Related Press. Aunque las unidades Ok-9 a menudo están capacitadas para detectar y señalar olores de múltiples tipos de narcóticos y explosivos, la señalización cruzada puede poner a los manipuladores humanos en una situación authorized difícil.

Si hay dudas sobre si el cachorro se ha referido a una droga ilegal o una droga ahora authorized como el hashish, una búsqueda policial posterior puede considerarse ilegal.

Alertará al perro de la misma manera independientemente de la sustancia que detecte, lo que significa que si se sospecha que el cachorro ha señalado una droga ilegal o una droga ahora authorized como el hashish, una búsqueda policial posterior puede considerarse ilegal. .

Las referencias cruzadas de por qué Junqueira cube que es poco possible que entrene a un perro detector de COVID en un nuevo olor, incluso si hay más demanda.

“No querrías entrenar un nuevo aroma [these dogs] Porque pueden señalar a alguien por COVID, pero si los entrenas con explosivos, eso podría ser un gran error, dijo.

Los cachorros de BioScent Detection Canines que todavía tienen un empleo remunerado, dijo Junqueira, atienden a dos tipos de clientes. Los clientes a corto plazo buscan formar “burbujas” a su alrededor, ya sea en el caso de un séquito de la estrella del pop Justin Bieber o de un equipo de construcción de un recinto deportivo en Atlanta. Y las personas inmunocomprometidas se han acercado a ella para adoptar perros sin hogar para usarlos en su vida private, lo que puede brindarles una sensación de seguridad mientras navegan en una comunidad que no desconfía tanto del coronavirus como ellos.

Los perros de Junqueira que no continúan en servicio se retiran y se adoptan como mascotas o viven con ellos. Sin embargo, quedan desafíos inesperados con el retiro de cualquier tipo de perro de trabajo, ya sea un perro de servicio o un perro de detección. Los perros de trabajo a menudo encuentran alegría, un sentido de propósito y enriquecimiento a través de sus tareas entrenadas, y dejar de fumar de golpe puede no ser lo mejor para ellos. Aunque la jubilación ha sido bien estudiada en humanos, de acuerdo a El artículo de revisión de 2019 se publica en Fronteras en la ciencia veterinariaPoca investigación ha abordado específicamente temas relacionados con el retiro de animales de asistencia.

“De hecho, la jubilación puede ser angustiosa para algunos animales retirados porque pasar de trabajar a tiempo completo a no trabajar en absoluto puede ser un ajuste dramático y difícil”, escribieron los autores en la revisión.

Junqueira dijo que muchos de sus perros detectives jubilados provienen de refugios y están felices de terminar como perros profesionales, pero sugiere que los dueños brinden enriquecimiento a los cachorros siempre que sea posible.

Seguiremos trabajando en virus, porque lamentablemente no creo que este sea el último virus con el que tendremos que lidiar.

Heather Junqueira, perros de biodetección

“Animo a las personas a que los lleven a Loews, a Dwelling Depot, a PetSmart, a cualquier lugar que acepte perros, porque eso satisface ese deseo”, dijo. “Todavía indicarán la mayor parte del tiempo si huelen a alguien con COVID a pesar de que técnicamente no están trabajando, porque en sus mentes, siempre están trabajando”.

En estos entornos generales, no siempre está claro qué debe hacer el propietario cuando el perro de detección de 24 horas señala a una persona. A Junqueira le pasó varias veces, y no le dijo al extraño (potencialmente COVID-positivo) por qué su perro estaba señalando en caso de que no estuviera receptivo a la información o lo considerara una intrusión.

En estas situaciones, dijo, “simplemente te alejas porque no hay pautas reales para eso”.

Los tres cachorros que visitaron la oficina de BARK en Nueva York todavía están trabajando hoy: dos en la detección de COVID-19, mientras que Solo, que period un cachorro en ese momento, está asignado a un proyecto de investigación que utiliza perros detectores para identificar traumatismos cerebrales. lesiones Hasta la fecha, él y otros cachorros han demostrado una gran precisión en la identificación de lesiones cerebrales en cerdos cuando se les entrenó con muestras de supresores de la respiración.

A pesar de la disminución del mercado de perros detectores de COVID-19, Junqueira dijo que no se ve a sí misma retirándose por completo del programa de detección de COVID-19, sino que se dedicará a trabajar en enfermedades futuras.

“Seguiremos trabajando en virus, porque desafortunadamente, no creo que este sea el último virus con el que tendremos que lidiar”.

Related Posts

Un recordatorio del artista abstracto de perros de Massapequa, Dagger ‘DogVinci’

Yvonne y la daga “DogVinci” Lengthy Island es conocida por su extensa lista de celebridades, pero una en specific ha capturado los corazones de personas de todo…

El dispositivo antiladridos no detiene los ladridos de su perro: ¿qué ocurre?

Estás perdiendo el sueño, los vecinos se quejan, nadie en tu casa puede ver la televisión o hablar por teléfono sin auriculares, los camiones de reparto están…

Lo mejor (y lo más peludo) de Mount Pleasant

MOUNT PLEASANT – Cuando esta cachorra de terapia no pudo mantener la nariz fuera del suelo, tomó una nueva carrera ayudando a olfatear el ciberdelito. Kala es…

El Distrito de Protección contra Incendios de Wonder Lake obtiene un perro de búsqueda y rescate – Shaw Local

El envejecimiento, o esperar a que el olor de la hostilidad se desvanezca antes de comenzar la búsqueda, fue una de las primeras cosas que aprendió Jenelle…

¿Puedes identificar el estilo de crianza de tu perro?

Fuente: Richard Brutyo / Unsplash Los entrenadores de perros profesionales rara vez hablan de los cuatro Paternidad y Maternidad Estilos: negligente, permisivo, autoritario, mandón. Sin embargo, cada…

Cuidador de perros admite haber encubierto la muerte de la mascota de la familia

HENDERSON (KTNV) — El 17 de enero, un pequeño equipo de apoyo al dueño de un perro, Christopher Melendez, salió al desierto e hizo preguntas inimaginables que…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *